Biblioteca Enrique Gil y Carrasco

Blog

Gil y Carrasco presenta sus credenciales en Berlín

Carrera lleva las obras completas del autor romántico hasta la embajada española y habla del último viaje que emprendió.

De no haber muerto a los 30 años, no resulta descabellado pensar que Enrique Gil y Carrasco se hubiera convertido en el primer embajador de España en Berlín tras la subida al trono de Isabel II. Hasta Berlín, capital del reino de Prusia, llegó el autor de El Señor de Bembibre un día de septiembre de 1844, como secretario de Legación y con la misión de reanudar las relaciones diplomáticas que los avatares de la política española, recién salido el país de la primera de las tres guerras carlistas, habían roto. Y hasta Berlín, donde moriría el escritor en febrero de 1846, bien relacionado en la corte de Federico Guillermo IV, llegó ayer el periodista berciano Valentín Carrera, con la misión de dar a conocer en la embajada española la reedición de las obras completas del villafranquino y el congreso internacional que acogerá el Bierzo del 15 y el 18 de julio con motivo del bicentenario de su nacimiento y del que es coordinador.

«En la embajada están muy volcados con el tema y es muy de agradecer», decía ayer Carrera, minutos antes de ofrecer una charla sobre el último viaje del escritor y diplomático romántico —que recorrió Francia, los Países Bajos y Alemania para recopilar información sobre la economía europea antes de presentar sus credenciales en Berlín— junto al catedrático de la Universidad Von Humboldt, Dieter Ingenschay, Epicteto Díaz y la consejera cultural, Gloria Miguel. Carrera será recibido hoy por el embajador Pablo García-Berdoy, al que entregará una colección de las obras de Gil para el Instituto Cervantes y otra a la Universidad Von Humboldt.

El periodista también tuvo tiempo de visitar ayer un lugar que ningún berciano que llega a Berlín se salta; la casa de la calle Friedrichstrasse donde Gil murió de tuberculosis. «Aquí vivió desde 1844 hasta su muerte el diplomático, poeta y escritor del Romántico español Enrique Gil y Carrasco. Fue diplomático en la Legación del Reino de España ante la Corte de Prusia. Entabló amistad con Alexander Von Humboldt», dice la placa instalada en el año 2000 por la ciudad de Ponferrada. Y, no podía ser de otra forma, en los bajos del edificio neoclásico de tres plantas sobrevive una librería.

Carlos Fidalgo, Diario de León, 10 de junio de 2015

 

Compartir: Compartir por email
BannerBannerBannerBannerBannerBannerBanner
© Valentín Carrera 2018