Biblioteca Enrique Gil y Carrasco

Blog

Julio LLamazares escribe sobre la Biblioteca Gil y Carrasco

Cuando la colección completa esté publicada se habrá cumplido una de las tareas más importantes de cuantas uno recuerda en la provincia desde el punto de vista editorial y cultural que las instituciones y los centros de enseñanza deberían apoyar

Aunque para la mayoría de los leoneses Gil y Carrasco es solo una calle, el autor de El señor de Bembibre fue uno de los escritores más importantes del XIX y, junto al Padre Isla y al anónimo autor de La pícara Justina (si es que era leonés), nuestro escritor más universal a la espera de lo que el tiempo diga de los actuales. Así lo indica la historia y lo corrobora su literatura.

A punto de cumplirse el bicentenario de su nacimiento en Villafranca del Bierzo, hecho que sucedió en 1815, el considerado el principal novelista español del Romanticismo (Bécquer era ante todo poeta), sobrevive en una especie de purgatorio como sus propios restos, olvidados en Berlín, ciudad en la que murió mientras ejercía de secretario de la legación española en Prusia. De ahí que sea aún más pertinente la empresa editorial que el escritor berciano Valentín Carrera ha puesto en marcha con la colaboración de algunas instituciones bercianas y leonesas dedicada a rescatar y reunir la obra completa del literato villafranquino y que, a su culminación, contará con diez volúmenes en total. Varios de ellos ya han ido apareciendo (el último, el que recoge los trece artículos costumbristas publicados por Gil y Carrasco en los periódicos de su época y que cuenta con un magnífico estudio previo de la también berciana Álida Ares, profesora en la Universidad italiana de Trento, hace el número cuarto de la lista) y a su valor intrínseco suman un gran diseño editorial y una maravillosa y cuidada presentación. Cuando la colección completa esté publicada se habrá cumplido una de las tareas más importantes de cuantas uno recuerda en la provincia desde el punto de vista editorial y cultural que las instituciones y los centros de enseñanza deberían apoyar demostrando de esa manera que la literatura escrita por leoneses verdaderamente importa a sus compatriotas y no sólo de boquilla, para presumir de escritores como se presume de deportistas o de productos alimenticios, sin haberlos leído en muchos casos.

Julio Llamazares, La Nueva Crónica, 21 de septiembre de 2014

Compartir: Compartir por email
BannerBannerBannerBannerBannerBanner
© Bierzo Paradiso AIE 2017