Biblioteca Enrique Gil y Carrasco

Hemeroteca

H-10_El Pensamiento (1841)

Quien había sido en un plis-plas el mejor crítico de teatro de Madrid, regresa a la capital tras una convalecencia, se sumerge en la crítica literaria de los libros más difíciles o de vanguardia, y escribe en El Pensamiento seis ensayos compactos, clásicos. Gil no rehúye ningún tema, con igual solvencia disecciona la filosofía de Luis Vives que los romances históricos, o urge la creación de un patronato que salve a El Escorial de la ruina; seis artículos cien años después se leen con igual gozo y provecho. En verdad, Gil era “una de las mentes más despiertas y sensibles de su generación”.

En esta sección puedes leer y descargar los seis artículos de Gil en El Pensamiento, que en realidad son siete, pues Gil fue también por encargo de Espronceda el redactor del Prospecto, que definía la línea editorial.

Tras la convalecencia en Ponferrada –invierno 1839-verano 1840– “cuando vuelve a Madrid, Enrique Gil ya no forma parte de la redacción de El Correo Nacional, sin que se conozca el motivo”, dice Picoche; pero le aguarda una empresa periodística nueva, de cierta envergadura, El Pensamiento, y bien está que digamos El Pensamiento de Espronceda, porque así era.

Esta publicación, a la que Gil entrega a lo largo de 1841 ocho extensos ensayos sobre asuntos como Luis Vives, las comunidades de Castilla o El Escorial, fue “la revista más iconoclasta e irreverente del romanticismo literario español”, en palabras de Borja Rodríguez. Para conocer mejor el significado de El Pensamiento en la vida y en la obra de Gil, es imprescindible acudir al profesor de la Universidad de Michigan, Salvador García Castañeda.

La importancia de El Pensamiento, «periódico de literatura y artes», “radica en el cuadro de colaboradores, miembros todos del definido grupo de los amigos de Espronceda”, dice Castañeda, quien reseña la lista completa y selecta en la que están los íntimos de Gil (indicamos entre paréntesis el número de artículos de cada uno):

(13) Miguel de los Santos Álvarez, amigo desde los tiempos de Valladolid

(11) Antonio Ros de Olano

(8) Enrique Gil

(8) Gabriel García Tassara

(3) Ildefonso Ovejas

(2) Espronceda, naturalmente

(2) Luis González Bravo, pronto presidente de Gobierno

(2) Eugenio Moreno

(1) Cortés Cayetano

(1) Estébanez Calderón

(1) José García de Villalta

(1) Juan María Maury

(1) Juan Vila y Blanco

Más que un periódico, El Pensamiento era una revista “de unas veinte y cinco páginas de 202 x 135 m/m. de caja, sin ilustraciones, aunque se incluía una lámina cada mes. (...) En la decisión de lanzar El Pensamiento influyó, muy posiblemente, el deseo de dar a conocer mejor los nombres de un grupo de amigos, estrechamente unidos por la afición literaria y la admiración por Espronceda”.

Situémonos ahora en 1840: la sublevación progresista, de la que formaban parte Espartero y Espronceda, pone a la Regente María Cristina de patitas en la calle. Más académicamente: el 12 de octubre de 1840, Espartero y la Regente se entrevistan en Valencia y ese mismo día, María Cristina firma su renuncia a la regencia y embarca rumbo a Marsella. Comienza el periodo conocido como la regencia de Espartero, hasta julio de 1843. Días convulsos, claves en la vida del país y en la de nuestro autor, que vive al lado de Espronceda momentos singulares y goza de su confianza; al mes de entrar Espartero al gobierno, el 28 de noviembre de 1840, Gil [25 años] es nombrado funcionario de la Biblioteca Nacional. En ese contexto, el intrigante Espronceda tiene aún tiempo de impulsar una revista literaria de altos vuelos y encarga al berciano su carta programática o Prospecto, del que dice Gil: “Quería sacar a la luz el tesoro tan rico como poco estimado de nuestra literatura y poner sus riquezas al alcance de todo el mundo” (Castañeda).

Espronceda da a la revista aliento y aporta algún poema y fragmentos de El Diablo Mundo, pero el día a día de la revista lo llevan Miguel de los Santos Álvarez, Enrique Gil y Antonio Ros de Olano, “cuyo nombre va íntimamente ligado al de la historia española del siglo XIX romántico: la partida del Trueno en el café del Parnasillo; el Liceo; las andanzas periodísticas; las guerras carlistas, donde se distinguió como ayudante del general Córdoba; los duelos; y las eternas conjuras revolucionarias y pronunciamientos”. Aquella no era una redacción de prensa, sino un nido de conspiradores, «junta de adictos» [a Espronceda], llegó a llamarse.

La aportación de Enrique Gil a las páginas de El Pensamiento –dice Castañeda– es solamente crítica y está recogida en la edición que preparó Jorge Campos de sus Obras Completas. Si echamos aquí en falta al poeta, el crítico nos revela, sin embargo, una de las mentes más despiertas y sensibles de su generación. Una prueba de sus múltiples intereses es la índole de algunos de estos artículos, encaminados a difundir en su propio país las letras españolas y extranjeras. (...) En toda la obra crítica de Enrique Gil se advierte esta queja –tan frecuente entonces– contra la poca receptividad e interés de los españoles por las letras; acusando así el estado de la «desamparada y manca Biblioteca Nacional», desprovista de libros de referencia y actualidad.

DESCARGAR: El Pensamiento (9)

Nota: Constan las fechas de inicio y fin de la publicación [15-mayo-15 de octubre] y sabemos que era quincenal,  por lo que hemos reconstruido la cronología,  que encaja. García Castañeda da los núms. de página,  pero no la fecha de cada entrega,  doce en total,  de las que Gil tiene presencia en ocho.

núm. 1,  p. 1, 15-05-1841, Prospecto (declaración programática,  redactada por E. G.)

núm. 1,  pp. 5-11, 15-05-1841, Luis Vives (1)

núm. 2,  pp. 25-29, ¿1-06?, Luis Vives (y 2)

núm. 3,  pp. 49-57, ¿15-06?, Romances históricos del Duque de Rivas

núm. 4,  pp. 76-83, ¿1-07?, Colección de los viajes y descubrimientos (1)

núm. 6,  pp. 121-126, ¿1-8?, Colección de los viajes y descubrimientos (y 2)

núm. 8,  pp. 169-173ª, ¿1-9?, Las comunidades de Castilla

núm. 10,  pp. 217-223, 23-9, Una visita a El Escorial

núm. 11,  pp. 251-255, ¿1-10?, Trabajos históricos de la Sociedad de anticuarios del Norte

 

Compartir: Compartir por email
BannerBannerBannerBannerBannerBannerBanner
© Valentín Carrera 2018